Flora y Fauna
abogados medio ambiente  

INICIO
Protección Flora y Fauna
 

Protección Flora y Fauna

Si bien en la antigüedad la protección de la fauna salvaje tenía razones cinegéticas, de modo que se garantizaran las especie objeto de la caza, hoy en día las cosas son muy diferentes debido a la preocupación de los poderes públicos por la conservación de la naturaleza y por la desaparición de especie de flora y fauna, algunas veces de forma irreversible.

En este contexto, las normas jurídicas promulgadas tienen como objeto establecer las medidas necesarias para garantizar la conservación de las especies de flora y fauna silvestres, con especial atención a las especies autóctonas y a los hábitats. Así mismo, se crea el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas al que se unen los de cada comunidad autónoma.

El derecho internacional ha regulado la protección de la flora y la fauna a través de distintos convenios, entre los que hay que destacar el de Bonn para la protección de las especies migratorias, el de Berna para la conservación de la flora y fauna silvestre, el de Ramsar para los humedales, el Washington sobre el Comercio Internacional de Especies de Flora y Fauna Salvaje amenazadas de extinción (CITES) y el de Río de Janeiro sobre la diversidad biológica. A partir de estos Convenios, los distintos países han incorporado las citadas normas a su ordenamiento interno mediante la ratificación de los citados convenios.

Especialmente importante es el tráfico de especies exóticas por el volumen que está alcanzando y que lo convierten en el tercer tipo de contrabando más rentable del mundo. Este comercio ilícito supone la regresión de muchas especies, la introducción de ciertos tipos de enfermedades que pueden afectar a la fauna autóctona, el maltrato y muerte de muchos ejemplares durante el transporte, etc. Todo ello hace que la regulación de este comercio sea muy estricta y, por tanto, la importación de mascotas adquiridas alegremente en viajes turísticos a países exóticos se puede convertir en una fuente de conflictos que lleven aparejadas fuertes multas.

En un orden ascendente de responsabilidad hay que hacer notar que el vigente Código Penal establece un capítulo entero a la protección de la flora y la fauna (Artículo del 332 al 337). Así, el que corte, tale, queme, arranque, recolecte o trafique con alguna especie de flora amenazada, puede ser castigado con hasta dos años de prisión (Art. 332). En aras de la protección de las especies autóctonas se penaliza también la introducción de especies no autóctonas (Art. 333) para intentar que no se vuelvan a producir situaciones de desequilibrio biológico como las causadas por la introducción del cangrejo americano que exterminó al nacional, o el lucio u otros tantos que afectan al resto de las especies que compiten en el mismo entorno. También la caza de especies amenazadas o la simple caza en periodos de veda están castigadas en el código penal.

Por último, hay que hacer referencia a la inminente reforma del código penal que, entre otros aspectos, va introducir como tipo delictivo el maltrato a los animales, tipificación largamente demandada por los amantes de los animales y que denota un alto nivel de concienciación con los derechos de los animales, a pesar de que el abandono no se haya incluido en la citada reforma.

PINEDO & ASOCIADOS le ruega encarecidamente que no maltrate a los animales y que si conoce algún caso de maltrato lo denuncie inmediatamente a las autoridades.


 
C/ Mejía Lequerica nº 7.1º Madrid 28004
Tel. 91 445 05 61. Fax 91 446 05 69
Abogados Medio Ambiente | Contaminación | Delito ecológico | Evaluación Impacto Ambiental
Ruidos | Residuos | Espacios Protegidos | Urbanismo Medio Ambiente | Aguas